arrow
Recetas

Rollo de patata y espinacas

Los ñoquis del jueves, pero también el viernes, el sábado y todos los días de la semana con la receta de rollos de patata y espinacas de Andrea.

La masa de esta receta es la de los ñoquis, el plato de las trattorie italianas, adorado por los niños, sabroso y sencillo, pero sobre todo muy nutritivo. De esta última característica procede el dicho romano «jueves ñoquis, viernes pescado, sábado callos». Los ñoquis, en efecto, son energéticos y sabrosos, perfectos como comida abundante antes del día de ayuno o abstención de carne, que según la tradición católica es el viernes.
Esta receta pobre, que solo requería unos pocos ingredientes fáciles de conseguir (patatas, harina, huevos y agua), tiene hoy muchas versiones, enriquecidas con mantequilla, especias y verduras, según la temporada.
El rollo de patata propuesto por Andrea puede rellenarse al gusto y sigue todas las reglas necesarias para preparar unos ñoquis perfectos: pequeños trucos que las abuelas han revelado a lo largo del tiempo a hijos y nietos, transmitiendo una extraordinaria tradición culinaria.

Elaboración

Lava las patatas y cuécelas con piel en agua con sal. Una vez cocidas, pélalas mientras están calientes (puedes usar un paño de cocina para no quemarte) y aplástalas con un pasapurés.
Déjalas enfriar ligeramente, amásalas primero con los huevos y la sal, y luego con la harina, hasta que la mezcla sea uniforme.
Hierve las espinacas en agua con sal durante 10 segundos y fríelas en una sartén con un poco de aceite y un diente de ajo machacado, removiendo hasta que se sequen; salpimienta.
Prepara una olla de al menos 20/30 cm de ancho y 15 cm de profundidad con agua salada y lleva a ebullición.

Extiende la masa sobre un paño ligeramente enharinado hasta obtener un rectángulo de aproximadamente un centímetro de grosor. Extiende las espinacas sobre la masa, enrolla comenzando por el lado largo y trata de formar un cilindro, ayudándote con el paño de cocina y apretándolo al máximo.

Enrolla y ata los extremos, sumerge el cilindro resultante con el paño de cocina en la olla de agua ligeramente hirviendo y cuece durante 30 minutos.
Mientras tanto, funde delicadamente dos trozos de mantequilla con la salvia, una pizca de sal y pimienta para darle sabor. Retira del fuego antes de que la mantequilla empiece a chisporrotear.
Escurre el rollo, déjalo reposar al menos 10 minutos, sácalo del paño de cocina y córtalo en rodajas.
Sírvelo con mantequilla fundida caliente y abundante queso Grana Padano rallado.

 

Artículos relacionados