arrow
Recetas

Casunziei con nabo rojo

Sabores antiguos que cuentan la historia de la tierra: los casunziei de nabo rojo son raviolis caseros que se cocinan en la montaña o en la ciudad, siguiendo la receta de Andrea.

El aire de la montaña, como sabemos, estimula el apetito. Tras un día sumergidos en la naturaleza, haciendo senderismo y caminando, la llamada de los platos sabrosos y nutritivos es más fuerte que nunca.
Los casunziei, deliciosos raviolis rellenos de nabo rojo, son una receta típica de Ampezzo que reúne a expertos excursionistas y apasionados gourmets: pasta fresca, nabos rojos, patatas, mantequilla y semillas de amapola son los ingredientes de estos tortelli dulces y salados de sabor embriagador.
Afortunadamente, no es necesario ir a Cortina d’Ampezzo para degustarlos. Basta con seguir la receta de Andrea para deleitarse con un plato de sabor delicado que tiene los colores de los Dolomitas.

Elaboración

Cuece los nabos rojos (o la remolacha) y las patatas con piel en agua, utilizando diferentes ollas. Estarán listos cuando puedas pincharlos fácilmente con el tenedor. Una vez cocidas, escurridas y peladas, machaca las patatas con un tenedor, tritura rápidamente los nabos y junta todo.
Añade a esta mezcla un puñado de queso Grana rallado, salpimienta e introdúcelo en una manga pastelera.

Prepara la pasta fresca con las harinas, los huevos y la cúrcuma y déjala reposar durante 30 minutos.
Extiéndela finamente con una máquina laminadora, corta círculos de unos 8 cm de diámetro con un cortador y coloca una cucharada colmada de masa en el centro. Dobla los círculos en dos y une los bordes de la masa con los dedos (si lo prefieres, puedes presionar con los dientes de un tenedor para sellar los bordes, como manda la tradición).

Cuece los raviolis en agua con sal durante dos o tres minutos desde que suben a la superficie o hasta que estén cocidos. Funde una nuez de mantequilla en una sartén, añade medio cucharón de agua de cocción, escurre los casunziei directamente en la sartén con el fuego encendido y deja que se condimenten con la mantequilla durante 30 segundos, reduciendo la salsa hasta obtener una buena consistencia.

Añade las semillas de amapola y el queso parmesano (con el fuego apagado).
Sirve los casunziei calientes, cubiertos de salsa de mantequilla.

ravioli met rode biet

 

Artículos relacionados